El organo barroco en la edad de Oro

Historia

La historia del organo barroco comienza en la Reforma y la contrarreforma de los siglos XVI y XVII tuvieron un impacto definitivo no solo en la arquitectura de la temporada, pasando de la armonía y el equilibrio del Renacimiento a los cielos pintados, ornamentación extrema y la alteración capturados en el cóncavo y convexo del barroco, mas asimismo se contestó en las formas musicales de la ópera y el arte de los vocalistas castrati de la temporada.

En edificios de la iglesia, la manera basílica fue resucitada, no solo con lo público y los espacios compartidos por los sacerdotes, mas mudando el servicio de la iglesia a una experiencia más participativo, en el que la música, y particularmente el órgano, jugó un papel esencial.

En Alemania, las diferencias profundas desarrollaron entre las iglesias y órganos del norte protestante y el sur católico. En el sur de Alemania y Austria, los órganos fueron vistos como elementos ornamentales en la decoración barroca de la iglesia, hasta el punto de que las cualidades de sonido del instrumento se sacrificaron a fin de que el órgano para caber en un espacio arquitectónico concreto. Acá el órgano desaparece en la decoración barroca apabullante y se considera solamente que un factor teatral en la “obra de arte total”.

Construtores del organo barroco

Piano barroco

Los constructores de órganos fueron mas conocodiso todos en el norte de Europa,  por mencionar un ejemplo, Arp Schnitger, que edificó el enorme órgano de St. Jacobi en Hamburgo en 1693 donde Johann Sebastian Bach aplica para el puesto de organista en 1720 (y fue rechazado ), Zacarías Hildebrandt y Gottfried Silbermann de Sajonia. Órganos Silbermann eran consideradas piezas maestras no solo de JS Bach, que frecuentemente se le solicitó que probar estos nuevos órganos en lo que se refiere a su “capacidad pulmonar”, sus cualidades potenciales de viento y de sonido, hoy se consideran mejores órganos construidos. Los organos barrocos no estaban sintonizados de forma ‘templado’, (centro-sintonizado, o sea, un tono sobre la ‘A’ normal), lo que resulta en un tono rico, caluroso y retumbante.

Eran los instrumentos idóneos para Bach para explorar las posibilidades sonoras y excepcionales para crear muchos de sus órganos y obras corales. En el servicio del Duque de Sajonia-Weimar desde 1708 hasta 1717, compuso una parte de la música de órgano más familiar para nosotros en la actualidad – la Tocata y Fuga en re menor, la Passacaglia y Fuga en do menor , etcétera

En sus primeras obras para órgano, Bach fue influido primordialmente por Reineken y Buxtehude, mas en Weimar escuchó y tocó la música de los nuevos maestros italianos, (por poner un ejemplo, Antonio Lucio Vivaldi, Corelli y Albinoni), aplicando sus habilidades contrapunto a sus temas veloces. Su Orgelbüchlein (libro de órgano pequeño), un conjunto de, prólogos de órgano imaginativos cortos, cada uno de ellos basado en una armonía de una coral estándar Lutheran, desembrolla lenguaje musical ‘arquitectura’ de Bach, con el ritmo y la manera de charlar asociarse con ideas concretas de la coral texto. Su intelecto y el pensamiento matemático es evidente en todas y cada una estas obras, como en Das Wohltemperierte Klavier (El Clave bien temperado) y Die Kunst der Fuge (El arte de la fuga).

diferentes organos barrocos

Las iglesias barrocas de nueva construcción, como la Frauenkirche de Dresde (Iglesia de Nuestra Señora) asimismo eran arquitectónicamente conveniente para estos nuevos órganos como su sonido podría ocupar su espacio circular de la basílica, en el que la congregación ahora participó activamente.

Comparacion de los organos

En comparación con los órganos en el sur, los órganos Silbermann aparecen bastante fácil visualmente, y muy afines entre sí. Su calidad está en el empleo de los mejores y más costosos materiales, mano de obra y ejecución excepcional, sin sacrificio hecho solo para dar cabida a un espacio arquitectónico concreto. El órgano Silbermann de la Schlosskirche en Dresden, Alemania, últimamente restaurado a su sonido original barroco, fue uno de sus últimos y más grandes obras, con 47 registros divididos en 3 manuales y un pedal.

Durante los siglos siguientes, y particularmente a lo largo del periodo romántico del siglo XIX la tonalidad de muchos órganos barrocos había sido alterado conforme a los conceptos reinantes de sonido de la temporada. En nuestros días hay un creciente interés en la restauración de las cualidades originales del tono de los órganos barrocos. organeros maestros como Wolfgang Rehn, Directivo de Restauración de Órganos en Kuhn Orgel, GmbH, Suiza, siguen haciendo una serie de esta clase de restauraciones en múltiples países europeos. Al percibir la música de órgano barroco en los órganos barrocos en las iglesias barrocas es una experiencia.